Diferente

Sé que dije que estaba cansada de las relaciones interpersonales y lo estoy. Y estoy cansada de las relaciones en la que los sentimientos no son recíprocos, en las que las cosas sólo van en un sentido.

Quiero creer que ésta vez es diferente, necesito creer que es diferente. Maldita necesidad humana de relacionarse.

°°°

"Esconder la herida no significa que no duela."

(Fuente: suicidal-doll-queen, vía brokenstringslml)

Escala personal

No sé en qué momento comencé a ver las cosas diferentes, no sé cuando decidí que era tiempo de un cambio radical, no sé por qué, no sé.

El hecho de crecer y dar un paso en la vida, son cosas que te marcan, como cuando comienzas a caminar o dices tu primera palabra. Son pasos diminutos en la escala del universo, pero en la escala de lo personal… cielos.

Somos nuestros actos, llegamos tan lejos como deseamos, logramos lo que nos proponemos. Pero, ¿es en verdad lo que deseamos o es que nos dicen que así debe ser?

Y es que no logro concebir el hecho de vivir en una sociedad que te marca una pauta qué seguir en tu vida, encerrándote en un paradigma, estereotipando personas desde que naces hasta que mueres. Nos vestimos como la moda lo indica, escuchamos la música del momento, vamos a los lugares que todos van.

Olvidamos que nuestra escala personal es personal, perdemos esencia, nos volvemos de dominio público como todo lo demás. ¿Eres tú o eres todos los que tienen tu edad? ¿Eres tú o eres lo que te dicen que debes ser?

No entiendo

No sé en qué momento comencé a estar mal, no entiendo cuando me gritan que necesito ayuda, ¿qué no ven que estoy bien? Me siento bien, no entiendo qué mierda sucede.

¿Por qué parece ser que soy la única que piensa que estoy bien?

"Me da miedo quererte tanto" - (via idc-about-you-anymore)

(Fuente: amolamalahierba, vía mecagaronconelurl)

Ser

No eres lo que todos dicen que eres, no eres el insulto que todos te dicen a manera de broma, no eres tus apodos ni la forma en que caminas. Ni siquiera eres lo que comes. Eres quien eres, por ser como eres, eres lo que dices y lo que haces, no lo que los demás digan. Eres tú, no lo que nuestra podrida sociedad te impone. Eres esa canción que escuchas cuando estas triste, eres ese suspiro después de reír, eres ese abrazo que no quieres que acabe, eres esa caminata en un nublado día de julio, eres esa sonrisa que ilumina tu rostro al ver a alguien que llevaba ausente algún tiempo, eres esas lágrimas que corren por tus mejillas cuando la tristeza envuelve tu corazón, eres ese respiro al salir a la superficie. Eres tú, eres tu esencia.

Hola de nuevo

Tengo tiempo sin escribir, las cosas han cambiado radicalmente. Quiero creer que todo está mejor, en verdad creo que lo está.

Me gradué del bachillerato, el infierno por fin acabó. Nadie de mi escuela me habla, lo cual es un alivio para mí, porque deseaba que olvidaran que existo y eso es justamente lo que está sucediendo. Calma, no es algo malo, no estoy perdiendo la cordura ni me ahogo en la peor depresión de la historia. No estoy sola, y creo que por fin estoy comprendiendo lo que eso significa. Tengo una familia magnífica a mi lado. Un padre que me apoya, una madre que me sostiene cuando voy a caer y una hermana que me hace reír en los momentos más inoportunos jamás pensados que se vuelven perfectamente oportunos.

No todo está perdido cuando ves todo gris, ni la esperanza muere cuando te echas a llorar sobre una causa perdida. Y a pesar de que mi lista de seres queridos prácticamente se redujo a sólo mi familia, la estoy pasando bien. Sí, aún me queda alguien, me atrevo a decir que es la única persona fuera de mi familia que me queda. No, no es un problema para mí, sino todo lo contrario. Cantidad no significa calidad, y eso lo estoy comprendiendo a paso lento. Una persona está llenando lo que tres personas no pudieron hacer en tres años de amistad, lo cual representa un cambio inesperado para mí, puesto que nunca estuve acostumbrada a que me cuidaran y se preocuparan por mí. Jamás.

Me llega a sorprender los pequeños detalles que forman este nuevo tipo de amistad para mí, todo es transparente, directo y sincero. No hay ataduras que nos impidan ser o dejar de ser. A pesar del corto tiempo, parece que llevo una vida entera a su lado, que cada día hay algo nuevo que decir, que siempre lograremos sorprender con algo que no sabíamos de la otra. Tanto por saber y tan corta la vida.

Por fin cumplí 18 años, una corta vida para tristezas tan profundas, una corta vida para carcajadas tan largas.

En cuestión de meses entraré a la universidad y todo cambiará por fin. Me dedicaré a mi pasión, me rodearé de personas que comprendan mi pasión, estaré en el medio que deseo estar y confieso que me hace inmensamente feliz pensar en ese futuro. Me llena de alegría pensar que tengo personas que me apoyan, tengo a mi familia y la tengo a ella, y a pesar de que los últimos meses han sido desastrosos, dejé de reprimirme y comencé a ser yo. Max, sin ataduras ni tapujos.

Vida, lágrimas y alegría.

Totalmente excluida

No sé qué sucede, no sé qué fue lo que hice mal, no entiendo como ni cuando, sólo sé que pasó.

No sé qué parte me duele más, el haber sido excluida nuevamente como cuando era una niña o el hecho de que las personas que me lo hacen, me importan demasiado.

De sus risas y pláticas, ya no formo parte y no pretendo intentar volver a serlo, es triste verlo, y duele aún mas vivirlo. Otra vez.

A veces quiero pensar que son ideas de mi dañada mente y que las voces están volviendo. Pero no, las pruebas son más que tangibles y me reafirman cada día, con una bofetada, que ya no formo parte de eso.

Sólo deseo que tengan una buena vida, que no les pase lo que a mi y que se acabe pronto el año escolar para ya no sentirme así.

Final

Se acabó y sí hubo un previo aviso, se acabó y está vez es para no regresar. No entiendo cómo es que funciona esto de las relaciones con más personas, me resulta enormemente complicado el poder comprender.

Estoy cansada de la gente, parece que estoy diseñada para estar sola siempre. Temo que me lastimen, temo no encontrar a alguien que valga la pena, temo que jueguen conmigo. Me rehuso rotundamente a las relaciones interpersonales, las detesto. No quiero amistades, no quiero relaciones.

De vuelta a la realidad

Pues bien, estoy de regreso en México y no puedo sentirme peor. Regresar a la realidad duele, retomar todo aquello que odio, regresar al lugar en el que paso tantos tragos amargos, tener que seguir fingiendo simplemente no es sano.

Por otro lado sólo me queda un mes de clases y todo se acaba. Por fin liberada de la preparatoria y de todos aquellos que no valen la pena estar en mi vida. Y está esta posibilidad de irme a estudiar a la CSUF en California lo cual me haría inmensamente feliz y me ayudaría demasiado tanto psicológica como mentalmente salir de aquí.

No puedo esperar irme y, a pesar de que extrañaría de manera descontrolada a mi familia, sería lo mejor, tendré buenas y únicas oportunidades que estando en México ni en sueños conseguiría.